Tres Amapolas. El Comienzo.

TRES AMAPOLAS. El Comienzo.

Era un día de enero, hace  un año, cuando surgió la idea de  crear Tres Amapolas. Alrededor de un brasero eléctrico y una mesa camilla Myriam, Tere y yo, Merche, comenzamos a reunirnos periódicamente para dar forma al proyecto.

 

Algunas eran reuniones  productivas, otras no lo eran tanto. Establecíamos un riguroso orden del día para después rigurosamente olvidarnos de él.

  • Punto número 1. Investigación telas para nuestras compresas lavables.
  • He encontrado una página en Internet muy interesante que habla sobre la fibra de bambú…Hablando de bambú… ¿Sabéis donde hay caña de bambú para tutorar los guisantes?
  • ¿Guisantes? Pero ¿qué tipo de guisante?…

Pero avanzábamos. A veces avanzábamos de manera vertiginosa y otras retrocedíamos estrepitosamente.  ¿Dudamos? ¿Dudé en alguna ocasión? ¿Dudo? Claro. Por  yoctosegundos  (Yoctosegundo: unidad de tiempo equivalente a la cuatrillonésima parte de un segundo) ronda por mi cabeza la duda, pero de un plumazo, porque  acabar con un yoctosegundo es fácil, aparto a la duda de mis pensamientos y sigo caminando.

 

¿Por qué compresas de tela lavables y no peinetas de colores? Porque  además de tener como objetivo la creación de nuestro propio empleo, queríamos ante todo sentirnos bien con lo que hacemos. Y no digo yo que quien fabrique peinetas de colores sea infeliz porque es todo un reto fabricar este ornamento femenino para el cabello que consta de un cuerpo convexo y un conjunto de púas que se encajan sobre el moño. Pero…

Creemos sinceramente que Tres Amapolas contribuye a crear un mundo mejor. Arriesgada afirmación, podéis pensar. No sé, piensa en la cantidad de residuos que dejaremos de producir si usamos compresas reutilizables. Hay cálculos que circulan por Internet, pero desde este blog vamos a ser mucho más precisas con estos cálculos.

Cálculo: Si cada mujer tiene como media no sé cuántos años fértiles, si cada 28 días utilizamos no sé cuántas compresas desechables o tampones y lo multiplicamos todo nos sale un porrón  (porrón: conjunto abundante de cosas) de basura.

Imagínate….un porrón de basura fuera de los vertederos o de las incineradoras, o de las cribas de las  depuradoras, o de las riberas de los ríos, o de los mares…Imagínate.

Porque creemos más saludable utilizar los días de nuestra menstruación compresas de tejidos naturales  y no celulosas blanqueadas o materiales sintéticos y porque creemos que es el momento de reconciliarnos con nuestra menstruación.

Y no, no creemos que utilizar compresas de tela reutilizables sea un paso atrás, todo lo contrario. Y tu ¿Qué opinas?

 

Próximo capítulo. Las Telas. ¡Vaya tela!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *