El apasionante mundo de las telas.

 

Oeko-tex Standard, Oeko-tex 100, GOTS, IVN….Suena todo muy raro ¿no?. Quienes estéis familiarizadas con el mundo textil,  seguro conocéis  estos términos que suenan a dispositivos aeronáuticos
o algo similar. Pero no, son algunos de los nombres de las certificaciones textiles.

En estos cuatro años de trabajo en Tres Amapolas, y aunque anteriores proyectos profesionales estaban relacionados con el mundo textil,  he aprendido mucho, muchísimo sobre los  tejidos idóneos para nuestras compresas y salva slip.

 

Y lo mejor es que sigue apasionándome. Sigue siendo emocionante abrir el paquete que llega a el taller con las muestras de un nuevo tejido. Tocar, probar, testar…..¡perfecto! ¡se convertirá en compresas! o ¡vaya! no es tan suave como parecía, no absorbe lo suficiente…¡fuera! servirás para otra cosa pero no para Tres Amapolas.

El universo de las certificaciones ecológicas es un mundo aparte, complejo, pero necesario para garantizar que es posible otro camino hacia la sostenibilidad.

Os quiero hablar sobre los tejidos que utilizamos para la fabricación de nuestras compresas y en concreto sobre sus certificaciones.

Comenzamos con GOTS, tal vez el más popular y conocido.

GOTS

descargaGlobal Organic Textile Standard

En sus inicios  GOTS se propuso  consensuar unos criterios que pudieran aplicarse a nivel mundial y parece que lo están consiguiendo. Como os decía es líder mundial y la más conocida de las certificaciones.

Evalúan todas las fases de la vida de un tejido; desde el cultivo, fabricación, etiquetado, distribución…

Y no sólo estudian los requisitos ambientales; los criterios sociales y de calidad tienen el mismo valor a la hora de obtener la certificación.

Son muchos los parámetros ambientales que se han de cumplir. Aquí los principales:

  • Todos los productos químicos utilizados ( colorantes, auxiliares y agentes químicos de procesamiento) deben ser evaluados y cumplir los requisitos básicos en cuanto a toxicidad y biodegradabilidad/eliminación.
  • Se prohíbe el uso de metales pesados tóxicos, formaldehído, solventes aromáticos, nanopartículas funcionales, organismos genéticamente modificados (OGM) y sus enzimas.
  • Se prohíben los aprestos sintéticos; los aceites para tejido no deben contener metales pesados.
  • Blanqueadores de base oxigenada (la clorinación está prohibida).
  • Están prohibidos los colorantes azoderivados que liberan compuestos amino carcinogénicos.

E igual de importante, los requisitos sociales. Aquí las más destacables.

  • El empleo se debe elegir libremente.
  • Se respeta la libertad de asociación.
  • Las condiciones laborales deben ser seguras e higiénicas.
  • No se permite el trabajo infantil.

¡Vaya! Suena bien ¿verdad? pero ¿no deberían todos los tejidos del mundo, cumplir estos requisitos? Y cuando digo todos, digo todos…

Claro que si. El camino es largo pero hacia este objetivo tenemos que caminar.

Si queréis conocer más sobre GOTS, os dejo algunos enlaces que os darán más información.

GOTS. Global Standard

The Ecologist

 

 

 

 

Compresas de tela ¿por qué usarlas?. Capítulo I.

Compresas de tela

¿Compresas de tela ? ¿A estas altura?

Compresas de tela, compresas desechables, compresas desechables orgánicas, tampones, copa menstrual, esponjas marinas….

Hoy en muchos lugares del planeta, las mujeres podemos optar entre una amplia gama  de soluciones menstruales.

Y nada mejor que una misma para saber la opción a elegir. Pero para ello es necesario tener información sobre los pros y los contras de cada una de ellas. Salud, comodidad, medio ambiente y economía son factores que determinan nuestra elección.

Para elegir adecuadamente es necesario tener información sobre cada una de las alternativas y así de un modo responsable, elegir.

Información veraz y sin alarmismos, pero evitando también los prejuicios,  por que no olvidemos que la menstruación sigue siendo un tabú.

 

Y como dice el título, ¿por qué usar compresas de tela? Aquí os adelantamos algunas de las razones.

  1.  Son cómodas, suaves y finas. Si, si. Más de lo que puedas creer. La ciencia avanza y la textil, también.
  2. Son muy fáciles de lavar.
  3.  Son muy absorbentes. Igual o más que las convencionales o los tampones.
  4.  Son hipoalergénicas. Como la capa en contacto con la piel está hecha con tejidos naturales y orgánicos, no provoca irritaciones ni alergias.
  5. Son ecológicas. Dejas de producir residuos durante una larga, muy larga temporada. ¡Vale! Si. Hay que lavarlas y usar la lavadora. Gasto de agua y gasto de energía. Pero aún así, compara con una convencional.

¿Que te parecen estas razones? ¿Son suficientes para probar?

Os seguiremos contando más cosas en próximas entradas.

Buen día.

Compresas de tela, copa menstrual