Breve historia de Tres Amapolas.

Todo comenzó hace 6 años cuando tomando un té una amiga (Myrian) me dijo “ Oye Merche, ¿por qué no confeccionamos compresas de tela?”. No era la primera idea de negocio que pasaba por nuestras cabezas pero ésta fue adquiriendo fuerza y perfilándose como real. Y así fue como Tere, Myrian y yo nos embarcamos en esta aventura. Han pasado los años y han cambiado muuuuchas cosas. Ahora en el proyecto solo continúo yo , pero sin ellas nunca hubiera sido posible llegar hasta aquí.

¡Gracias chicas!

Mi nombre es Merche y si soy sincera, nunca se me pasó por la cabeza esto del emprendimiento. Estudié Salud Ambiental y Química Ambiental en mis años de formación reglada y me imaginaba un futuro trabajando en un laboratorio ambiental o en la Administración. Pero si algo imaginaba con mucha más fuerza, era un futuro fuera de la ciudad. Aún no os lo he contado, soy de Getafe y LA CIUDAD NO ES PARA MI.

Con 27 años decidí hacer de Villanueva de la Vera, un pueblecito en las faldas de Gredos, mi nuevo hogar. Decisión de la que nunca me he arrepentido. Pero como podéis imaginar en el mundo rural el trabajo escasea, y es en este momento vital donde la emprendedora que llevo dentro hace su estelar aparición J. Y puedo deciros que todos los días (¡bueno, casi todos!) me alegro de la decisión tomada. La incertidumbre que conlleva trabajar para ti es constante e intensa pero la gratificación es más intensa aún.

Pensar y diseñar nuevos productos, afianzar y mejorar los que ya están, conocer ( aunque sea de manera virtual) a personas y proyectos maravillosos, pero sobre todo contribuir con mi granito de arena al cuidado de la Naturaleza me hace sentir requetebién.

Cuando estudié Salud Ambiental, una de las asignaturas que más me interesaban era la gestión de los residuos y su impacto en la Naturaleza. Creo con sinceridad que pequeños cambios en nuestras rutinas provocan cambios positivos en la Naturaleza y que estos cambios no conllevan una vuelta atrás en el tiempo sino un gran paso hacia la sostenibilidad.

Es incomprensible un mundo donde el gesto de usar y tirar se normaliza. Productos de un solo uso se amontonan en los vertederos, en los mares, en las incineradoras….¡y está en nuestra mano frenar esta peligrosa realidad! Cuidando a la Naturaleza nos cuidamos nosotras.

Y por todo esto, me siento feliz haciendo lo que hago.

Cómo trabajo

Tras cada producto de Tres Amapolas hay mucho tiempo de investigación. Tiempo y en ocasiones un grano de inseguridad. ¿Será esta tela que he elegido lo suficientemente suave pero a la vez absorbente? Pero ¿se lavará bien? ¿Gustará el estampado?…Dudas, pruebas y más pruebas… y así salen al mundo las nuevas creaciones. De manera lenta pero segura.

En mi cabeza está la idea pero hay que hacerla realidad y ante todo comprobar que cumple con lo esperado: que es útil, cómoda, duradera y bonita.

En el taller diseño y experimento con los materiales hasta conseguir un producto que realmente me convenza. Y a partir de aquí El Corte Español es indispensable.

El Corte es un pequeño taller familiar de Villanueva de la Vera con muchos años de experiencia. Confeccionan diferentes tipos de prendas, pero si en algo son expertos es en trajes regionales extremeños (paños de Béjar, faltriqueras, mantones, guardapiés….Un mundo fascinante ).

Reconocerán si habláis con ellos que la primera vez que fuimos a su taller y les contamos el proyecto nos miraron algo extrañados, pero hoy me ayudan a definir patrones, elegir tejidos, cierres…y lo más importante cosen de maravilla y consiguen la mejor calidad.

Y yo reconoceré que sin ellos la historia de Tres Amapolas sería otra muy distinta. Su ayuda y confianza es indispensable y espero de verdad contar con ellos y ellas durante muchos años más.

Materiales

El algodón orgánico es el protagonista de Tres Amapolas. Lo encontrarás en forma de popelín, batista, toalla, muletón … pero siempre la misma materia prima; algodón orgánico.

Existen en el mercado diferentes sellos que certifican el origen orgánico del tejido, pero GOTS (Normas Textiles Orgánicas Globales) es uno de los más reconocidos y acreditados y por ello, es con el que trabajamos.

Solo el tejido que da impermeabilidad a las compresas es sintético. Se llama PUL y es una capa de polyester reciclado adherido a una fina capa de poliuretano. Es un tejido que además de impermeable deja transpirar la piel por lo que no crea irritaciones ni sensación de calor.

El dichoso packaging

No solo es importante elegir los mejores tejidos y los más respetuosos con el medio. Es esencial para Tres Amapolas prescindir de lo superfluo; plásticos, exceso de embalaje, florituras y adornos. Compaginar seguridad, diseño y sostenibilidad no siempre es fácil Queda camino por explorar y margen de mejora.

Utilizamos para el envío bolsas y sobres de papel reciclado. No siempre fue así. Los técnicos de las empresas de mensajería con toda su buena voluntad insistían en que era necesario el uso de plástico. Era el único modo de proteger el producto; – “Imagínate que se cae aceite sobre el paquete”- “Plástico Merche, has de utilizar bolsas de plástico” y así lo hicimos. Pero gracias a las sugerencias y críticas de algunas de vosotras (que me ayudáis a mejorar) pusimos fin a esta tontería. Y así los paquetes llegan a su destino, arrugaditos, pero libres de aceite y ante todo ¡libres de plásticos!