Son muchas las razones para cambiar a las compresas de tela.

Aquí te dejamos unas cuantas.

 

1. Son cómodas y muy fáciles de lavar. Pincha aquí para conocer más sobre su lavado.

2. Son muy absorbentes, incluso más  que  una compresa desechable. 

3. Si padeces irritaciones o alergias, el uso de compresas de tela te ayudará a evitarlas porque…

  • Están confeccionadas con tejidos  certificados GOTS y Oeko-tex  garantizando así, la ausencia de productos tóxicos.

4. Su uso contribuye a el cuidado del medio ambiente y así, dejamos de generar un montón de residuos.

  • ¿Sabías que una mujer en los países desarrollados  consume de media unas 17000 compresas y/o tampones? Demasiados ¿no?.

5. Están confeccionadas con algodones procedentes de la agricultura ecológica  y así desde el origen, cuidamos de la naturaleza.

6. Tu bolsillo lo agradecerá. Una compresa con unos cuidados mínimos dura entre 3 y 4 años, mientras que una desechable ¿cuánto nos dura?. Echa cuentas.

7. No se notan. Si, si, son finas y discretas.

Y seguro que se nos ocurren muchas más razones para cambiar.

¡Anímate a cambiar y encuentra tus propias razones!

 

Compresas de tela