Cómo lavar las compresas de tela.

Compresas reutilizables. Cómo lavar.

3,2,1 ¡¡ Limpias!!

¡Buf! ¿Se lavan bien?, ¿sale la sangre fácilmente?, yo no tengo tiempo para lavar a mano….son algunos de los comentarios y preguntas más habituales respecto a las compresas de tela. Pues no te voy a engañar, un poquito más de tiempo que otras prendas cotidianas si requiere, pero en absoluto te dejarás la vida en ello.

Si es importante seguir unas ciertas pautas para facilitarnos el lavado. Son sencillas y ahí van.

PRIMER PASO.ENJUAGAR  EN AGUA FRÍA

Compresas de tela

Siempre en agua fría. Si, si, en agua fría. No sé daros la explicación química pero si lo hacéis con agua caliente, la sangre se adherirá aún más a el tejido.

Cuanto antes enjuagues la compresa tras su uso mucho mejor, pero ya sabemos todas que nuestras vidas son ajetreadas y no siempre podemos hacerlo inmediatamente;  no te preocupes; si pasan unas horas no pasa nada. Sólo nos costará un poco más. En este caso deja las compresas en un barreño con agua fría entre una y tres horas  y solucionado. La sangre se ablandará igualmente y se desprenderá del tejido. Si se nos olvida que dejamos las compresas en remojo más horas, no ocurrirá nada, siempre que no las dejes durante días y días, porque entonces si puede que nuestro barreño se convierta en esa famosa sopa nutritiva donde surgió la vida.

SEGUNDO PASO. LAVAR A MANO O A MÁQUINA.

Y ya hemos quitado lo gordo. La sangre de la capa absorbente ha salido y la mayoría de las manchas también. Ahora tenemos dos opciones: lavamos a mano o metemos en la lavadora. Depende del tiempo que tengáis, de las ganas…

Cualquier detergente es bueno. Siempre recomendamos detergentes o jabones suaves porque así mimamos más a la compresa y los tejidos duran más.

Pero eso si, suavizantes no. Los suavizantes no son imprescindibles a la hora de hacer la colada como nos han hecho creer. Y lo más importante, se adhieren a el tejido de la compresa haciendo que pierdan la capacidad de absorción. Si quieres saber más sobre los suavizantes pincha aquí.

Si lavas en la lavadora, recomendamos ponerla en ciclo de no más de 40ºC que son las indicaciones que aportan los fabricantes de los tejidos. Así nuestras compresas durarán mucho más.

TERCER PASO. EL SOL.

Y ya sólo nos queda secar. Como comentamos en un post anterior no es imprescindible pero si muy recomendable secar las compresas al sol. El sol es un maravilloso desinfectante y quitamanchas natural.

Quedarán tal vez un poco “tiesas” cuando las recojas pero en cuanto las vuelvas a usar, verás como con el calor corporal, enseguida se ablandarán.

 

Estas son las recomendaciones más importantes. En próximas entradas os contaré otros trucos y curiosidades.

Más info en uso y consejos

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *